Los Frigoríficos  
1943 S W I F T frigo1.jpg (15005 bytes) 1945 A R M O U R
El primer frigorífico llega a Berisso en 1904 se denominaba La Plata Cold Storage Co. capitales Sudafricanos que en 1911 pasa a manos de la Cia. Swift de La Plata. Su cierre se concretó en 1983. En 1915 se instala el Frigorífico Armour S.A. que dejó de operar en 1969 y fue totalmente demolido en 1986.

Fueron dos colosos que entre 1940 y el 47, tiempos de guerra y en consecuencia de máxima actividad en los mismos, llegaron a ocupar entre 10 y 12 mil operarios. Se faenaban bovinos, ovinos, porcinos y aves (pollos y pavos), que se exportaban congelados (frozen beef), enfriada (chilled beef) o como cortes especiales, o carnes cocidas (frozen cooked beef) y el resto para conservas o el consumo local. En Armour se llegó a fabricar helados.

Además de las conservas, se producían fiambres, extracto de carne y caldo concentrado. Entre los subproductos se producían: grasas comestibles, primer jugo, grasa vacuna y óleo margarina. Y entre las incomestibles sebos para jabón que también se fabricaba allí y las estearinas.

Se salaban y exportaban los cueros vacunos y curtían los ovinos de los cuales se quitaba la lana también para su exportación. Las tripas se seleccionaban y parte se usaban en los fiambres y el resto se ponían en toneles con sal para su exportación. Se exportaban los hígados y localmente los mondongos y librillos. Los que no se vendían era utilizados para mezclas en conservas o patees. Lo mismo se hacia con las tripas (“chinchulines”) que en parte se vendían para consumo, lo mismo que los cuajitos, la tripa gorda y las mollejas.

Se recuperaba la sangre que una vez seca y molida se embolsaba y exportaba. Los huesos, los cuernos y las pezuñas después de hervidos se molían y se mezclaban con la harina de proveniente del cocinado, prensado y molido de las reses enfermas y los tripales, lo que daba lugar a la carnarina, un alimento para aves que también se vendía en el mercado local y el exterior. Los pelos de orejas y rabos eran seleccionados por calidad para su venta, finalmente del cocinado de los huesos de pata se producía Aceite de patas.

Además dentro de “la fabrica” como se los conocía a los frigoríficos, convivían otras industrias que lo abastecían en casi todas sus necesidades tenían: fabrica de latas, de cajones, de toneles, de bolsas, de llaves, de clavos, costura y stockinette. Tenía su propia usina, planta de tratamiento de aguas, calderas para la producción de vapor y compresores para la producción del frío para las cámaras.

Poseían enormes talleres para mantenimiento con albañiles, carpinteros, cañistas, caldereros, hojalateros, electricistas, mecánicos, torneros, instrumentistas y balanceros.
Tenía imprenta, oficina técnica, laboratorio de análisis, control de calidad y laboratorio de pruebas y desarrollo de nuevos productos.